miércoles, 27 de octubre de 2010

El actual sistema aduanero mexicano.

El actual sistema aduanero mexicano

Casas Fraire Ignacio

FCA-UNAM
Doctorante.

icasas_frayre@msn.com
Resumen
 El convenio de Kyoto de 2005 define a las aduanas del mundo como una parte fundamental en el comercio internacional, pues en la mayoría de los países se les confiere competencias que no tienen otras dependencias gubernamentales como el derecho a inspeccionar, autorizar y regular, tanto la entrada, salida y el tránsito de las mercancías, e incluso como parte fundamental para recaudar contribuciones. Es por ello, que las adunas, por su singularidad, pueden desempeñar de forma eficiente, rápida y expedita funciones de facilitación comercial que garanticen a su vez, la seguridad de la cadena logística internacional y sobre todo permitiendo ahorros importantes a los usuarios por concepto de almacenajes y estadías causados en el despacho aduanero.
Nos dicen en la escuela (a los que estudiamos el complejo mundo del comercio exterior), que el comercio internacional es un motor fundamental para el desarrollo económico de cualquier país. Algo muy cierto si consideramos que para el nuestro, representa el 60 % del PIB y más del 21% en materia de recaudación fiscal; que Contamos con 12 tratados internacionales conformados por más de 40 países con los que tenemos una estrecha relación comercial; que tenemos además 49 aduanas operando diariamente y en constante crecimiento. Por todo lo anterior, es muy importante que México se encuentre a la vanguardia en lo referente a aduanas de calidad y de clase mundial donde se proyecte una imagen de eficacia y eficiencia para que los países lo visualicen como una buena opción de intercambio comercial y sobre todo como una opción de inversión directa que les permitan proyectarse hacia mercados geográficamente naturales como el norteamericano y sobre todo el latinoamericano (por aquello de la diversificación) con los que tenemos tratados comerciales firmados y con importantes preferencias arancelarias. Las medidas a tomar, además de modernizar a la aduana mexicana en su infraestructura, tecnología y personal calificado, debe ir enfocado a la simplificación administrativa, permitiendo tramites más sencillos y más prácticos que faciliten la operación aduanera de forma natural, sobre todo para aquellas pequeñas y medianas empresas que ven en el comercio internacional un enmarañado proceso que inhibe su participación en la economía internacional.
Para ello, México y más de 166 países miembros de la Organización Mundial de Aduanas en el año 2005, firmaron el Convenio de Kyoto para asegurar y facilitar el comercio global donde se establecen las normas que garanticen la seguridad de la cadena logística y que faciliten el comercio a escala mundial, así como permitir una gestión integral de la cadena logística en todos los medios de transporte; ampliar el papel, las funciones y las capacidades de las Aduanas; y reforzar la cooperación entre las aduanas y las empresas para fomentar la circulación fluida de las mercancías a través de cadenas logísticas internacionales seguras.
Las ventajas de la adaptación de las aduanas a dicho convenio son bastas como por ejemplo: Para los gobiernos, además de facilitar el comercio internacional se contribuiría al crecimiento y al desarrollo económico, pues ayudará a proteger el comercio contra la amenaza del terrorismo global y, a su vez, permitirá que las Administraciones de Aduanas faciliten la circulación del comercio legítimo y que mejoren y modernicen los regímenes aduaneros; Para las Aduanas, se permitirá establecer las disposiciones relativas a la red de aduanas a fin de promover la circulación sin trabas de las mercancías a través de cadenas logísticas internacionales seguras y para las empresas, se permitirá crear las condiciones para asegurar el comercio internacional que sirva de estímulo a los vendedores y compradores, pues esto provoca que se les haga más fácil el envío de productos de un país a otro.
En definitiva, se pretenden ventajas como una tramitación más rápida ante las Aduanas, mediante la reducción del número de controles, lo que a su vez se traducirá en un ahorro de tiempo y de costos. Se planea establecer un conjunto de normas internacionales con vistas a promover la uniformidad y la predictibilidad y la operación aduanera.
Partiendo de lo anterior, la pregunta obligada es: ¿donde se encuentra México respecto a lo acordado con la Organización Mundial de Aduanas?, ¿contamos acaso con aduanas de calidad mundial que faciliten y promuevan el comercio legítimo?.
La respuesta es en ambos sentido opuesta, es decir, positiva y negativa. (Complejo no?), es decir, si somos una empresa transnacional que trafique internacionalmente cierta cantidad de millones de pesos, podemos entonces constituirnos en una empresa Certificada, o IMMEX o Prosec o ALTEX y con ello acceder a beneficios como el despacho en origen, el carril fast o express (con USA), la revisión expedita en caso de reconocimiento previo, entre otros beneficios fiscales, pero ¿qué pasa con las Pequeñas y Medianas Empresas de nuestro país?. Éstas siguen viendo en el comercio exterior de mercancías un enmarañado proceso que les inhibe comerciar con el mundo. Entonces, ¿qué se va hacer para facilitar y asegurar el comercio para este tipo de empresas?.
Valdría la pena echar un vistazo al Plan de Modernización de Aduanas 2007-2012 planteado por el gobierno mexicano para adaptar nuestro sistema aduanero mexicano y convertirlo así en un sistema de clase mundial. Existen puntos importantes a considerar y que fueron implementados en las aduanas más importantes del país, como por ejemplo, los que para 2007-09 se habían  puesto en marcha con la ampliaron de las capacidades de los andenes de primer y segundo  reconocimiento así como el mejoramiento del control de acceso y flujo de personas y vehículos y la dotación de equipos de inspección de transportes por rayos Gamma, y básculas de pesaje dinámico para camiones, así como equipos de inspección de equipaje de pasajeros aéreos internacionales; se dotaron además a los servidores públicos de sistemas de supervisión a través de cámaras de video digital y patrullas equipadas con GPS y vehículos de uso rudo para el personal. En materia de tecnologías de la información, se incorporó el mecanismo de validación de información de programas IMMEX (Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación) y de Programas Sectoriales (PROSEC) que garantizan su existencia y correcta aplicación, enfocado a aseguran que no exista evasión fiscal. Por otro lado, en materia de Certificados Fitosanitarios y Cupos de importación, a través de este mismo mecanismo, se logró su inclusión virtual garantizando la autenticidad de dichos documentos. Se enlaza también por este mismo medio, con los concesionarios de los recintos fiscalizados y transportistas para un correcto intercambio de información que homogenice la información entre transporte-almacén-aduana en el sentido de colaboración que permitan los controles aduaneros por parte del servicio de Administración Tributario y la Dirección General de Aduanas.
Vamos a esperar al final del 2012 para ver los cambios sustanciales aplicados por México y ver si con dicho plan se adapta a los compromisos obtenidos ante la Organización Mundial de Aduanas y podamos tener la calidad mundial en facilitación comercial… Veremos entonces que ya no tendremos piratería en las calles, ni tráfico de armas, ni trafico de drogas, porque si tenemos aduanas seguras, con sistemas tecnológicos e intercambio de información entre las aduanas del mundo, no podrán pasar nunca más las armas, las drogas, las copias piratas e incuso las personas de forma ilegal por las aduanas, porque no me pueden a mi decir que todas esas mercancías pasan por otros puntos de entrada, como dicen ellos a través del trafico hormiga (claro que no (o será?)).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada